¿Por qué le tapan el rostro a los detenidos?

Se cubre el rostro a un detenido porque tiene presunción de inocencia, por lo cual no se debe mostrar al imputado como delincuente.

En caso de no seguir este tratamiento, la defensa del acusado puede denunciar a las autoridades por difundir su imagen como delincuente y no respetar sus derechos.

Así que pese a todos los cargos en su contra, cualquier persona tiene derecho a que no se le vea como un criminal, hasta que no se le demuestre y lo confirme el juez con una sentencia.

El nuevo Sistema de Justicia Penal, que entró en funciones desde hace un año, contempla empezar cualquier caso con dos formas: uno, con la presentación de la denuncia o querella; y dos, con la detención del imputado.

La propia PGR explica que en la nueva justicia penal «se le nombra imputado» a la persona que en un proceso penal es señalada de probablemente haber cometido un delito.

El caso termina hasta la audiencia de explicación de sentencia, donde el juez determina si el imputado es inocente o culpable.

Asimismo, la Procuraduría aclara que «el debido proceso penal es un derecho humano» en el que se le reconoce al inculpado la garantía a su libertad y el Estado solo podrá privarlo de la misma cuando existan suficientes elementos incriminatorios.

Además, al detenido se le deben respetar sus derechos de audiencia y la de ofrecer pruebas para desvirtuar las acusaciones en su contra.

Pero el nuevo sistema de justicia penal también incluye un término clave en esta historia: presunción de inocencia. La presunción de inocencia se erige como uno de los principales derechos que permiten al imputado arribar al juicio y que obliga al fiscal a probar su culpabilidad.

Es decir, la autoridad mexicana debe garantizar este principio a cualquier imputado, lo que significa respetarle al imputado el derecho a presumir su inocencia hasta que se demuestre lo contrario.

No puedes copiar el contenido de esta página, contacta al administrador.

× Envía un Whats