Acueducto de los Remedios

El Acueducto de los Remedios, conocido comúnmente como «Los Arcos» data del periodo colonial, su principal uso constructivo era para llevar agua desde el ojo de agua del pueblo de San Francisco Chimalpa al pueblo de Los Remedios y comunicarse con la Basílica, siendo este su principal propósito, ya que esta misma por su altura era imposible poder dotarla con servicio de agua.

El Acueducto está construido en cantera labrada por bloques rectangulares, con una longitud de 520 metros, una altura de 16 metros, metro y medio de ancho, conformada en su totalidad por 50 arcos y acompañada de unas torres que funcionaban como respiraderos, en las cuales se planeaba almacenar el agua, eliminar el aire interno y así poder hacer el trabajo de succión, hoy en día estas torres se conocen como: Los Caracoles.

La obra comenzó en 1616 por órdenes del Virrey Diego Fernández de Córdoba, diseñada y realizada por Don Ildefonso de Iniesta Bejarano, un arquitecto novo-hispano quien terminó la obra el 17 de diciembre de 1765, aunque existen antecedentes de que nunca entró en uso.

En 2009-2010 se llevó a cabo un plan de rescate de la obra y recuperación de la zona, a la que la acompaña el «Museo del Agua» construido en 2012, el inmueble tiene dos pisos en los que hay pantallas interactivas, exhibiciones del ciclo del agua, demostraciones a escala del proceso en las tres plantas tratadoras con las que cuenta el Municipio, además de fotografías de la infraestructura hidráulica y una representación del Acueducto de Los Remedios.

En la actualidad la obra se utiliza como puente peatonal, ya que no existe normativa que proteja esta construcción arquitectónica, el paso continuo de la gente ha deteriorado la cantera superior y ha causado innumerables accidentes.

No puedes copiar el contenido de esta página, contacta al administrador.

× Envía un Whats